¿Qué es la ESCLEROSIS MÚLTIPLE? 

La Esclerosis Múltiple (EM) es una de las enfermedades más comunes que afectan al sistema nervioso central. Es una enfermedad crónica que afecta a los nervios del cerebro y la médula espinal. Estos nervios por lo general envían señales al resto del cuerpo en forma de impulsos eléctricos para coordinar actividades, incluyendo movimientos, pensamientos y sensaciones. Para asegurar que los mensajes se transmiten de forma rápida y eficiente, los nervios están recubiertos de un material graso aislante llamado mielina.

En la EM el sistema inmunológico ataca las vainas de mielina, causando inflamación y daño que desemboca en la formación de áreas endurecidas y con cicatrices (conocidas como lesiones o placas). La cicatrización de los nervios afectados puede entonces derivar en el cambio, retardo o detención de las señales, y esto puede crear una gama de síntomas diferentes que son característicos de la EM. El término esclerosis múltiple significa "muchas cicatrices". 

No se sabe qué causa la EM; sin embargo tanto un virus, como una anomalía genética o los factores ambientales pueden estar influyendo.

¿Cuáles son los síntomas de la ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

La experiencia de cada uno con la EM es individual, por lo que la forma en que aparece puede diferir ampliamente de uno a otro individuo y, de vez en cuando, incluso dentro de la misma persona. Los síntomas de la EM son impredecibles y pueden variar con cada brote. También varían de una persona a otra, dependiendo de la parte del sistema nervioso que esté afectada.

Hay una variedad de posibles síntomas, que a menudo se dividen en diferentes grupos, incluyendo:

  • Síntomas físicos: causados cuando las lesiones afectan a los nervios que se relacionan con las funciones físicas, tales como la pérdida de visión (a menudo sólo en un ojo), pérdida del equilibrio y la coordinación (ataxia), fatiga o rigidez muscular que deriva en movimientos musculares descontrolados.
  • Síntomas sensoriales: tales como adormecimiento y hormigueo.
  • Síntomas cognitivos: síntomas que afectan a su forma de pensar, tales como problemas con la memoria, con la planificación y con el juicio, o cambios emocionales y de comportamiento.
  • Síntomas sexuales: impotencia, disminución de la excitación, pérdida de la sensibilidad.

La mayoría de las personas sólo experimentan algunos de estos síntomas; es poco probable que alguien pudiera desarrollar todos ellos. Los síntomas también cambian con el tiempo, por lo que un síntoma puede sólo aparecer una vez, mientras que otros pueden permanecer en el tiempo y también podrían empeorar.

Los síntomas también afectan a las personas de manera diferente: en algunas personas se desarrollan de manera constante a través del tiempo, en otras vienen y van. Los períodos en que los síntomas empeoran, se conocen como recaídas o brotes; cuando los síntomas mejoran o desaparecen, se llama remisión.

Hay diferentes tipos de ESCLEROSIS MÚLTIPLE ... 

Alrededor del 85% de las personas con EM son diagnosticadas por primera vez con una forma en brotes de la EM o “EM remitente recurrente "(EMRR) en que los síntomas aparecen y desaparecen, ya sea parcial o totalmente (remisión). Los brotes pueden durar desde días hasta meses.

Alrededor de la mitad de las personas con EMRR desarrolla EM secundaria progresiva (EMSP). En estos casos, los síntomas empeoran gradualmente hasta que son pocos - si es que hay alguno - los períodos de remisión.

Menos común es la EM primaria progresiva (EMPP), que afecta a alrededor del 10% de las personas con esclerosis múltiple. Con EMPP los síntomas son progresivos desde el principio, y poco a poco empeoran con el tiempo en lugar de ir y venir a modo de recaidas.

El tipo de EM menos común de todos es la EM progresiva con recaídas (EMPR), donde tanto recaídas agudas como el empeoramiento de la enfermedad se producen desde el principio.

 ¿A quién afecta la ESCLEROSIS MÚLTIPLE? 

La EM afecta a más de 2,1 millones de personas en todo el mundo, concretamente en España entre 40.000 y 50.000 personas padecen EM.

La EM afecta al doble de mujeres que hombres, aunque los investigadores no están seguros de por qué. La EM puede desarrollarse a cualquier edad, sin embargo los síntomas aparecen por primera vez, más comúnmente, entre las edades de 20 y 40 años.

La raza blanca, en particular aquellos cuyas familias son originarias del norte de Europa, se encuentra en mayor riesgo de desarrollar EM. Sin embargo, aunque es menos común en otras razas, la investigación ha confirmado que la EM es una enfermedad global, que afecta a personas de todos los continentes.

Vivir con ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Vivir con EM puede experimentarse como un reto, y usted puede experimentar sentimientos de frustración. Sin embargo, los continuos avances en la ciencia médica y la disponibilidad de nuevos tratamientos, junto con una mejor atención y una mejor comprensión de la condición en sí, están ayudando a mejorar la calidad de vida de las personas que viven con la EM.

Aunque la EM está reconocida como una enfermedad crónica, a través de una mejor atención médica y de enfermería, las personas con EM pueden esperar tener una expectativa de vida normal o casi normal.

Dónde encontrar más información 

Esclerosis Múltiple España
Asociación Española De Esclerosis Múltiple

Todos los consejos y recomendaciones de carácter psicológico han sido realizadas por Clare Moloney (Lead Health Psychology Specialist)